Blogs > Actualidad

Por: Vinatea & Toyama

Vinatea & Toyama: “La justicia virtual llegó para quedarse”

Luis Vinatea y Jorge Toyama

Socios del estudio Vinatea & Toyama comentan que los procesos digitales crean desigualdades entre las partes litigantes debido a una diferencia tecnológica, la cual esperan que sea superada por los jueces.

En los más de seis meses de Estado de Emergencia, el Gobierno emitió varias modificaciones a la normativa laboral, varias de las cuales parecen haber llegado para quedarse. Consultamos con los socios fundadores del estudio Vinatea & Toyama, Luis Vinatea y Jorge Toyama, sobre qué cambios consideran que han causado y siguen causando el mayor impacto en el mundo laboral, sea en la forma en la que se realiza el trabajo, en el ámbito judicial y en el ámbito legal.

– Se introdujeron varios cambios a la legislación laboral, pero ¿consideran que el estado actual del panorama laboral es saludable?

Luis Vinatea (LV): Actualmente, nos encontramos en un periodo de crisis. La actividad legal laboral (demandas y litigios) ha crecido debido a que existen empresas que no han tomado las medidas necesarias para prevenir los efectos de la pandemia, como la suspensión perfecta o ceses, entre otros, los cuales han derivado en demandas. Por otro lado, empresas que sí utilizaron estas medidas ahora tienen reclamos por parte de los trabajadores.

– ¿Esto cambiará a futuro?

Jorge Toyama (JT): Pos-pandemia, habrá una demanda laboral de otro tipo de las que hemos visto hasta ahora. Veremos liquidaciones de empresas y esto llevará a problemas debido a que estas empresas liquidadas no llegarán a pagar todas las deudas que tenían con sus trabajadores. En ese sentido, la asesoría legal será distinta y más enfocada en extinciones de empresas.

– ¿Será así para todas las empresas? ¿Qué hay de las empresas que sí tomaron medidas para evitar su liquidación?

LV: Para las empresas que aplicaron medidas para enfrentar la crisis habrá reclamos de todo tipo, incluyendo reclamos realizados por gente que se contagió o falleció en el trabajo, lo cual llevará a una reapertura del movimiento hacia el Poder Judicial.

– ¿Qué cambios introducidos por una necesidad ineludible consideran que han sido positivos? ¿Qué medidas consideran que continuarán después de pandemia?

JT: El cambio más importante que ha funcionado es la implementación del trabajo remoto. Las empresas se han visto forzadas a ver que sí se puede continuar con esta dinámica. Creo que se debe continuar con este sistema, introduciendo algunas regulaciones adicionales, pero queda claro que el trabajo remoto ha venido para quedarse. Por otro lado, queda claro que el mundo virtual llegó para quedarse en el sector público.

– ¿Con esto se refieren al Poder Judicial? ¿Prevén que se continúe con las audiencias digitales?

LV: En efecto, la digitalización del Poder Judicial estaba en etapa muy inicial antes de la pandemia, pero se han tenido que virtualizar los expedientes como consecuencia de la crisis. Esta justicia digital irá evolucionando de a pocos, pero sí es claro que en uno o dos años aún tenderemos el uso de audiencias judiciales virtuales.

– Hablando de la digitalización del Poder Judicial, ¿consideran que la situación legal laboral se encuentra en un lugar sano?

LV: Primero hay que aclarar que el Poder Judicial (PJ) no estaba preparado para una crisis como esta. En ese sentido, durante estos cuatro meses ya ha habido un embalse en el PJ, donde se duplicó el trabajo de los juzgados. La reapertura del PJ es muy esforzada, pero que va a venir acompañada de retrasos, de eso no hay duda.

– ¿Qué opinan de los procedimientos virtuales? ¿Se logra proteger los derechos de los ciudadanos y empresas?

JT: La digitalización de los juzgados incrementó la desigualdad entre las partes. Hay trabajadores a los que, por su edad o su estilo de trabajo, se les complica acceder a este sistema.

LV: Es verdad. Las audiencias tienen una situación de desigualdad con base técnica. Es por esto que el juez debe hacer que fluya el proceso pese a la desigualdad tecnológica entre las partes, compensando la desigualdad existente.

– ¿Consideran que se debe digitalizar todos los procedimientos de la administración?

JT: Hay procedimientos que se deben realizar de manera física que se están realizando de manera digital, por ahora, como inspecciones de Sunafil. Esto debe cambiar.

– Por otro lado, ¿qué creen que ha hecho el Estado de manera errónea?

JT: Hay demasiada regulación laboral y toda está muy difusa. Desde marzo hasta la fecha se publicaron 1,500 páginas de normas que tratan el covid-19 en materia laboral. Esto equivale a 120 normas laborales generales. Lo preocupante es que la regulación y quien debe ser el fiscalizador es de lo más disperso y no se conoce bien, a tal punto que las municipalidades y gobiernos regionales tienen interpretaciones contrarias a la norma y emiten normas que van por encima de la norma general. Esto se tiene que arreglar.

– ¿Cuál sería la solución?

LV: Se debe realizar un desmontaje de toda esta normativa que regula un mismo problema y genera confusión y quejas por parte de los empleadores y trabajadores. Esto lo debe realizar el Estado. En ese sentido, la ciudadanía debe insistir contra la presión regulatoria, la cual ha sido hiperintensa.

Estudios de abogados deben cambiar enfoque: Plantean ofrecer contenido digital

“La forma de prestar servicios legales no debe necesariamente ceñirse a las tradicionales, sino que también se puede crear contenido hecho para su difusión”, comenta Luis Vinatea.

Señala que, pese a que existe un crecimiento en el mercado legal laboral, la realidad actual pide que se cree “contenido jurídico laboral simple” que pueda difundirse de manera digital, sea mediante podcasts, entrevistas o cursos.

En ese sentido, y coincidiendo con el primer aniversario del Estudio Vinatea & Toyama, indica que están iniciando un programa de cursos virtuales que buscan ayudar a las personas que no tienen conocimiento legal laboral, pero que lo requieren y que no pueden acceder a consultorías jurídicas dada la situación actual, o por su precio.

Por su parte, Jorge Toyama indica que, pese a que hasta ahora los estudios se han estado adaptando a la crisis, pronto iniciará una nueva fase, en la cual los abogados deberán adquirir habilidades de litigio en el ámbito virtual.

“Los abogados tendrán que adecuarse al nuevo formato digital”, señaló.

Entrevista publicada en Diario Gestión

This site is registered on wpml.org as a development site.