Blogs > Actualidad

Por: Vinatea & Toyama

El ABC del derecho a la desconexión digital

En muchos casos, el trabajo desde casa vuelve confusa la línea entre el espacio laboral y el personal. Por esta razón, muchos países han optado por reconocer el derecho a la desconexión digital.

A continuación, compartimos las principales consideraciones legales que deben tener en cuenta los empleadores sobre este derecho, reconocido en nuestro país para los trabajadores remotos.

¿Qué es?

En nuestro país, es el derecho del trabajador a desconectarse, después de haber finalizado su jornada de trabajo, de todo medio informático, de telecomunicación o análogo, utilizado para la prestación de servicios o, en el caso de trabajadores no fiscalizados, a desconectarse durante no menos de 12 horas continuas en un periodo de 24 horas.

Durante este tiempo, el trabajador no está obligado a conectarse o a atender las tareas o comunicaciones de carácter laboral que pueda recibir, salvo que haya acordado con el empleador  realizar trabajo en sobretiempo con el pago de la remuneración correspondiente con la sobretasa legal.

Está regulado por el Decreto de Urgencia N° 026-2020, modificado por el Decreto de Urgencia N° 127-2020, y por el Decreto Supremo N° 010-2020-TR, modificado por el Decreto Supremo N° 004-2021-TR.

¿Quiénes tienen derecho a la desconexión digital?

La legislación reconoce dicho derecho  solo a los trabajadores remotos. No obstante, por su razón de ser, es un derecho que razonablemente debería extenderse para todo trabajador, incluso si presta servicios de manera presencial.

Este es un derecho que no solo aplica a trabajadores fiscalizados (con una jornada máxima de trabajo), sino también a trabajadores calificados como no fiscalizados, personal de dirección y trabajadores de servicios intermitentes según la legislación vigente.

Los trabajadores fiscalizados tienen derecho a desconectarse desde el término de su jornada hasta el inicio de la siguiente (al menos 16 horas). Por su parte, los no fiscalizados, de dirección y de servicios intermitentes tienen, por lo menos, derecho a desconectarse 12 horas continuas en un período de 24 horas.

¿Qué conductas típicas afectan el derecho a la desconexión digital?

En general, todas aquellas conductas que impliquen exigir obligaciones laborales al trabajador durante su tiempo de desconexión. En este punto, es importante distinguir que – por ejemplo – el solo envío de correos fuera del horario laboral no afecta el derecho a la desconexión digital, pero sí exigir que dichos correos enviados sean leídos o respondidos fuera del horario laboral. Por ello, es importante que las empresas tengan lineamientos claros sobre este derecho y las distintas situaciones que puedan presentarse en la empresa.

Solamente ante un hecho fortuito o fuerza mayor que ponga en peligro inminente a las personas, los bienes del centro de trabajo o a la continuidad de la actividad productiva de la empresa es posible exigir el trabajo en tiempo de desconexión. En el resto de los casos, el trabajador puede negarse a cumplir el trabajo exigido sin ser sancionado.

¿Qué consecuencias legales tiene afectar el derecho a la desconexión digital?

No respetar el derecho a la desconexión digital puede generar una o más contingencias a nivel administrativo y judicial:

  1. Multas de la SUNAFIL:
  • Infracciones graves: no respetar el período de desconexión.
  • Infracciones muy graves: actos de hostilidad u horas extras impuestas.

2. Demandas ante el Poder Judicial:

  • Cese de actos de hostilidad (más indemnización por daños y perjuicios).
  • Indemnización por daños y perjuicios por burnout, estrés u otras enfermedades ocupacionales o accidentes de trabajo por fatiga.
  • Indemnización por horas extras impuestas.
  • Impugnación de calificación de trabajador fiscalizado, no fiscalizado o de confianza.
  • Impugnación de políticas de trabajo remoto contrarias a este derecho.

¿Qué recomendaciones pueden implementarse para garantizar el derecho a la desconexión digital en las empresas?

  1. Implementar políticas sobre desconexión digital, regulando la forma adecuada de gestionar el horario de trabajo, evitando las situaciones laborales en tiempo de desconexión y, de ser el caso, establecer los lineamientos excepcionales para el trabajo en dicho tiempo.
  2. Promover buenas prácticas en la gestión de equipos de trabajo. Desde recordatorios semanales de los jefes en reuniones de equipo sobre la importancia del tiempo de desconexión hasta campañas de comunicación o capacitación en manejo de tiempos de trabajo y consejos para el trabajo en tiempo de desconexión.
  3. Incluir recordatorios sobre el trabajo en tiempo de desconexión en los correos laborales. Un breve recordatorio al final de los correos de trabajo puede ser una gran práctica que permita promover la cultura de la desconexión en la empresa. Un ejemplo puede ser el siguiente: “Si recibe este mensaje fuera de su jornada de trabajo o durante el tiempo de desconexión digital, no se encuentra obligado a responder salvo autorización o indicación expresa de su jefe directo”.

¿Quieres conocer más estrategias para gestionar la desconexión digital en tu empresa?  Ponte en contacto con nuestro equipo en el siguiente enlace.

Disclaimer:

Este contenido no es una transcripción expresa de las normas legales, y puede presentar interpretaciones o sugerencias generales del autor, con base en la legislación vigente a la fecha de publicación. No representa necesariamente una recomendación para un caso concreto. Vinatea & Toyama no asume responsabilidad por el uso que el receptor hiciera de la información compartida.

This site is registered on wpml.org as a development site.