Blogs > Opinión

Por: Vinatea & Toyama

La negociación colectiva en tiempos de crisis

En una negociación colectiva se considera no sólo el presupuesto disponible, sino también la progresión de los beneficios en el tiempo y el futuro de las relaciones laborales.

Un reciente estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que examinó negociaciones colectivas en 80 países, concluye que este mecanismo cumplió un papel destacable durante la pandemia protegiendo a trabajadores y empresas, asegurando en muchos casos la continuidad de los negocios y salvando puestos de trabajo e ingresos. Asimismo, señala que los convenios colectivos pueden ser un bastión anticrisis pues las partes estarían en mejores condiciones para encarar esta situación; y finalmente, puede servir para afrontar los cambios estructurales que se vienen en el mundo del trabajo.

En el Perú estamos acostumbrados a que la normativa que regule las condiciones laborales provenga principalmente del Estado, sin darnos cuenta de que trabajadores y empleadores tienen en sus manos un mecanismo que puede regular responsablemente las condiciones de trabajo. Por ello, una buena negociación colectiva puede ser el momento de mayor importancia en las relaciones entre sindicatos y empresas. Su buen desarrollo y conclusión impactará en las condiciones económicas y laborales de los trabajadores y también en las relaciones entre estos y sus empleadores, con el consecuente efecto en las operaciones empresariales.

Para ello, los empleadores deben tomar en cuenta algunos elementos al negociar. Primero, deben evaluar el perfil de los miembros de la comisión negociadora de la contraparte. A partir del resultado de este análisis, se podrá proyectar qué se puede esperar durante la negociación, ayudando también a diseñar la estrategia a implementar en la mesa negociadora. Segundo, se debería formar una comisión negociadora para cada ocasión, lo cual no es un “copiar y pegar” de negociaciones anteriores, sino parte de la estrategia de la negociación. Al diseñarla debe pensarse en quiénes representarán a la contraparte en el momento de la relación y en qué tipo de relacionamiento deseamos entablar en los próximos años. Asimismo, es necesario que los miembros inspiren confianza, conozcan las operaciones de la empresa, representen sus valores, transmitan su propósito, sean empáticos, respetuosos, conciliadores y con capacidad de adoptar acuerdos.

Tercero, será importante también proyectar el convenio colectivo deseado. Antes de iniciar la negociación deben proyectarse los distintos escenarios bajo los que podría suscribirse el convenio colectivo. Al concebir estos, no solamente debe tomarse en cuenta el presupuesto disponible, sino también el orden en la progresión de beneficios en el tiempo, así como el futuro de las relaciones laborales. Cuarto, se debe contar con un plan de comunicación para la negociación. Este plan debe contemplar las oportunidades, los objetivos, los canales, los mensajes, así como los indicadores, a efectos de evaluar su efectividad. Y finalmente, se debería contar con un plan de crisis pues la negociación colectiva puede gatillar riesgos de orden laboral, operativos, de producción, reputacionales, etc.

De un buen manejo de las negociaciones colectivas por las partes, depende mucho del rol que puede cumplir este mecanismo, sobre todo en tiempo de crisis.

This site is registered on wpml.org as a development site.