Blogs > Actualidad

Por: Vinatea & Toyama

7 tendencias del trabajo tras la pandemia

siete tendencias del trabajo tras la pandemia

La crisis mundial causada por el COVID-19 está transformando el mundo del trabajo como nunca antes, e introduciendo nuevas tendencias laborales para afrontar los retos que impone un futuro pos-COVID-19.

Los últimos meses han generado un profundo cambio de paradigmas en las sociedades de todo el mundo. De la misma forma que las dinámicas sociales y los hábitos de consumo se han reconfigurado tras la crisis sanitaria global que ha supuesto el brote de COVID-19, el mundo laboral también viene experimentando grandes transformaciones, con los que las empresas y organizaciones buscan adaptarse a un futuro diferente e incierto.

Si bien muchas de las grandes corporaciones actuaron con agilidad para adaptar sus protocolos a la nueva coyuntura, priorizando la seguridad y salud de sus trabajadores y clientes, el impacto del coronavirus en el mundo laboral plantea cada día nuevos y desafiantes retos que transformarán muchas de las dinámicas de trabajo en el mundo.

Precisamente, Gartner, una de las principales consultoras globales y de investigación de las tecnologías de la información, publicó hace pocos días un estudio sobre las implicancias y acciones que los líderes de recursos humanos deben implantar a medida que la nueva normalidad impulsa cambios en el futuro del trabajo. Para ello, la consultora entrevistó a más de 800 ejecutivos de recursos humanos de todo el mundo, quienes compartieron sus impresiones sobre el futuro del trabajo y las principales tendencias laborales tras el impacto de la pandemia del COVID-19.

A continuación, algunas de las tendencias laborales del futuro, de acuerdo con el último estudio publicado por Gartner.

1.- Aumento en el trabajo remoto

La última encuesta de Gartner mostró que el 48% de los empleados probablemente trabajarán de forma remota después de COVID-19, frente al 30% estimado antes de la pandemia. Este cambio puede promover una reducción en los costos de las organizaciones, por lo que los líderes en gestión humana deberán explorar las competencias críticas que los trabajadores necesitarán para colaborar digitalmente. Además, será esencial cambiar los mecanismos de medición de desempeño hacia la resolución de objetivos y diseñar evaluaciones específicas para un contexto remoto.

2.- Se incrementa el análisis de datos para evaluar la productividad, salud y seguridad

El inexorable crecimiento del trabajo remoto requerirá de mecanismos de control y evaluación de eficiencia. Al respecto, el análisis de Gartner muestra que el 16% de los empleadores están utilizando tecnologías con mayor frecuencia para monitorear a sus empleados a través de métodos como la entrada y salida virtual, el seguimiento del uso de la computadora del trabajo y el monitoreo de los correos electrónicos de los trabajadores. En este sentido, urge que los líderes sigan las mejores prácticas para garantizar el uso responsable de la información y análisis de sus trabajadores.

3.- Redefinición de los contratos o los acuerdos laborales

El impacto de la pandemia en las empresas ha sido, en muchos casos, devastador. Fruto de ello, miles de trabajadores han perdido sus empleos, y otros tantos han visto un cambio en sus contratos, con reducciones de sueldos y horarios. Al respecto, el informe de Gartner revela que las organizaciones continuarán expandiendo el uso de trabajadores a medio tiempo y free lancers, con el objetivo de mantener una mayor flexibilidad en la gestión de la fuerza laboral después de COVID-19,

4.- Las empresas asumen roles de soporte emocional y social del trabajador

La pandemia ha aumentado la tendencia de los empleadores a desempeñar un papel más amplio en el bienestar financiero, físico y mental de sus empleados. A pesar de la crisis económica que supone la pandemia, esta tendencia seguirá vigente, por lo que las organizaciones deberán centrarse en los factores personales de sus trabajadores, en lugar de los externos. Este tipo de enfoque corporativo es una forma efectiva de promover la salud física y mejorar el bienestar emocional de los empleados.

5.- Necesidad de trabajadores con habilidades críticas para continuidad del negocio

La necesidad de migrar hacia dinámicas remotas y digitales para la continuidad de los negocios impulsará la búsqueda de personal con habilidades específicas y adaptadas a la nueva coyuntura, como lo son capacidades digitales y la alta tolerancia al cambio. Los líderes no solo deberán evaluar las habilidades de los nuevos miembros de su equipo de trabajo, sino que deberán alentar a que desarrollen nuevas habilidades críticas que les generen nuevas oportunidades para el desarrollo de su carrera.

6.- Transición del diseño por eficiencia al diseño por resiliencia

La flexibilidad y la agilidad serán los nuevos conceptos a seguir. A diferencia de los modelos que priorizan la eficiencia mediante la racionalización de roles, cadenas de suministro y flujos de trabajo, el futuro apunta hacia organizaciones orientadas a la resiliencia, que pueden responder mejor y más velozmente a los cambios. La tendencia va dirigida hacia funciones y estructuras variadas, adaptables y flexibles, en torno a los resultados para aumentar la agilidad y flexibilidad.

7.- Aumento de la complejidad de la organización

Tras la crisis financiera mundial, la actividad de fusiones y adquisiciones se aceleró y muchas empresas se nacionalizaron para evitar el fracaso. A medida que la pandemia disminuya, las empresas se centrarán en expandir su diversificación geográfica e inversión en mercados secundarios para mitigar y gestionar el riesgo en tiempos de interrupción.

https://www.instagram.com/p/CCY0PD3BoFG/
This site is registered on wpml.org as a development site.